FRACASO ESCOLAR

El Fracaso Escolar suele iniciarse en los tres primeros cursos de Educación Primaria, expresándose en forma de retrasos en el dominio de la lectura, escritura y el cálculo. Al principio estos retrasos son ligeros y se explican por los diferentes ritmos de desarrollo de los menores, esto no quita que se trate de manifestaciones de indicadores de riesgo para el F.E , por lo que se debe actuar antes de que sea demasiado tarde.

Cuando hablamos de Fracaso escolar nos referimos a una situación (temporal) caracterizada por la imposibilidad de lograr los objetivos curriculares que se le proponen a un escolar de un nivel académico concreto. Pueden diferenciarse dos categorías:

  • F.E. Específico: cuando el rendimiento es insuficiente en algún área curricular
  • F.E. Generalizado: cuando el rendimiento es insuficiente en la mayoría de las áreas curriculares

El F.E, en tanto que definido por el rendimiento, es el resultado directo de los Comportamientos de Estudio. Estos comportamientos tienen lugar, unos en el hogar familiar y otros en el Centro Educativo. Los podemos agrupar en tres categorías:

  • Ausentes: El escolar no estudia
  • Insuficientes: El escolar estudia menos tiempo del necesario
  • Ineficaces: el escolar dedica esfuerzo y tiempo razonable al estudio, pero no logra los objetivos deseados

Llegados a este punto habría que preguntarse por qué estos comportamientos no se dan o se dan con baja frecuencia. Y como cualquier conducta, podría explicarse por un escaso reforzamiento del comportamiento de estudio en el pasado, o una baja tasa de reforzamiento en la actualidad.

Algunas razones de por qué cuando el escolar estudia no alcanza los objetivos deseados podrían ser:

  • Por carecer de las habilidades curriculares previas
  • Por carecer de las suficientes aptitudes o capacidades básicas para realizar las tareas propuestas
  • Porque la conducta de estudio se realiza con niveles de activación insuficientes (desinterés, apatía) o excesivos (ansiedad, estrés)

El Fracaso Escolar no es una cuestión simple. Cuando el escolar no consigue alcanzar los objetivos curriculares que se le proponen, se compara con sus iguales y se percibe incompetente. Teniendo en cuenta que, en la edad escolar, la vida de un niño o niña se centra en sus estudios, el fracaso en éstos puede ser considerado como un fracaso vital generalizado, afectando a su autoconcepto y reduciéndose su propia estima.

Consúltenos rellenando el siguiente formulario